La palabra alcrebite procede del árabe hispánico alkibrít, este del árabe clásico kibrīt, la cual a su vez procede del acadio kibrītu[m].

 

El azufre es un elemento químico de número atómico 16 y símbolo S. Es un no metal abundante con un olor característico. El azufre se encuentra en forma nativa en regiones volcánicas y en sus formas reducidas formando sulfuros y sulfosales o bien en sus formas oxidadas como sulfatos. Es un elemento químico esencial constituyente de los aminoácidos cisteina y metionina y, por consiguiente, necesario para la síntesis de proteínas presentes en todos los organismos vivos. Se usa principalmente como fertilizante pero también en la fabricación de pólvora, laxantes, fósforos e insecticidas.

Tenemos grabados e imágenes que destacan especialmente el azufre de Conil, y estamos seguros que a lo largo del periodo en el que los árabes ocuparon estas tierras, debieron hacer también un uso del azufre de nuestra mina.

 

Una habitación que nos evoca a historia de nuestra tierra con el posible uso del “alcrebite” al igual que el tesoro de nuestros acantilados que tanto debieron contemplar a lo largo de los siglos, dejando incrustados los restos fósiles de ostras, zamburiñas, coquinas y otros moluscos… Acantilados fosilizados que cobijan unas preciosas calas que nos harán deleitar cada vez que nos acerquemos a ellas, y desde aquí te invitamos a que te sumerjas en el cantar de las olas y el eco de nuestro mar en cada una de ellas.