El hinojo (Foeniculum vulgare) es la única especie del género Foeniculum. Se encuentra distribuida por las zonas templadas de todo el mundo, aunque nativa de la zona meridional de Europa, en especial la costa del Mar Mediterraneo, donde crece en estado silvestre. Es una hierba perenne y sumamente aromática, cultivada para su empleo en la gastronomía.

 

El uso medicinal del hinojo es bastante antiguo, como lo demuestra su presencia en la Capitulare de villis vel curtis imperii, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo “feniculum” identificada actualmente como Foeniculum vulgare.

 

El lugar entorno al que se encuentra la mina de azufre de Conil se conoce como Hinojera, posiblemente por ser un lugar frecuente de crecimiento silvestre de los hinojos.

Es hermoso contemplar en su entorno, no solo el hinojo y matorral bajo, sino las vacas que pacen libres por entre las lomas cuan cargadas de hinojos para darnos una de las especies más buenas de vacuno de nuestra tierra:  “la retinta”. Esta que mezcla el verde de nuestros campos donde pacen, con las arenas de las playas blancas, donde las distintas lomas vienen a descansar esperando besar las espumas de las olas del Atlántico Norte más meridional.

 

Os invitamos a conocer no solo los elevados de lomas y acantilados de nuestras playas, sino a hacer las veredas que nos llevan a desembocar a los parajes salvajes donde tenemos aún playas vírgenes que debemos conservar para otras generaciones.