El azufre es un elemento químico con el símbolo “S”  y el número atómico 16. Es abundante, multivalente y no metálico. En condiciones normarles, los átomos de azufre forman moléculas octatómicas cíclicas con una fórmula química S. El azufre elemental es un solido cristalino de color amarillo brillante a temperatura ambiente.

 

El azufre es el décimo elemento más común por masa en el universo y el quinto más común en la Tierra. Aunque a veces se encuentra en forma pura y nativa, el azufre en la Tierra generalmente se presenta como minerales de sulfuro y sulfato. Al ser abundante en forma nativa, el azufre era conocido en la antigüedad, siendo mencionado por sus usos en la antigua India, la antigua Grecia, China y Egipto. 

En nuestra mina ha sido considerado de una excelente cristalización y por tanto de una pureza espectacular, lo que lo llevó durante muchos años a ser muy demandado para su uso con la pólvora.

 

Piezas de una importante dimensión se encuentran en los museos más importantes de ciencias minerales de Europa.

 

Existen ciertas dudas sobre su uso en la época romana, pero no hay duda que fue utilizado, gracias al hallazgo de un molino de azufre en las inmediaciones, que como curiosidad, se descubrió haciendo las veces de macetero, para rescatarlo y colocarlo dignamente en el Museo Etnológico de Raíces Conileñas.

 

Podemos presentar ante ustedes en esta habitación, en la que hoy os alojáis, una de las vistas más hermosas de nuestra Villa, la Plaza de Santa Catalina, donde sigue erguida la Torre de Guzmán que mandara construir Alonso Pérez de Guzmán para que entorno a ella se dirigiera y protegiera a las almadrabas y a quienes en ellos iban a residir. Ahora puede disfrutar de los edificios antiguos con la Chanca (antiguo centro de trabajo de atunes) y la antigua iglesia parroquial hoy convertido en centro cultural, y las fachadas de macetas donde se establecen nuevos bares y lugares de ocio locales